Financiers de frutos rojos

financiers de frutos rojosDicen que “excusatio non petita, accusatio manifesta“… Quizás sea verdad; entonces me adelantaré y me acusaré de ser una informal, de faltar a nuestra cita semanal y de hacerlo sin ni siquiera avisar (¡la verdad es que suena peor cuando lo escribes!).
Ya lo he hecho, me he acusado, así que ahora ya puedo excusarme; diré que este principio de curso está siendo de locos, que el caos reina en mi vida, que con dos retoños en Educación Infantil y con unos períodos de adaptación capaces de boicotear cualquier amago de iniciativa bienintencionada, me he sentido incapaz de terminar nada de lo empezado, que los cambios de los niños se han mezclado con los cambios de este blog, que todo ello ha coincidido con los preparativos del segundo aniversario de Sweet & Home, que las cosas no siempre salen como y cuando a una le gustaría, que por razones laborales de lunes a viernes soy la única persona adulta de la casa, que cuando te descuidas ya ha volado otra semana, que por qué los días sólo tendrán veinticuatro horas, que tantas y tantas cosas (y ninguna de ellas importante)… Y ¿qué voy a hacer yo si, aun queriendo, no he podido cumplir mis horarios? Pues excusarme, acusarme y cruzar los dedos para que esta transición hacia la rutina sea lo más llevadera y rápida posible. Espero que me acompañéis en este proceso y ya de paso os invito a que estéis especialmente atentos a la próxima publicación, a la que espero no faltar… eso si los períodos de adaptación no se alargan, si a las horas del día no les da por encoger y si los elementos no se alían en mi contra. Si nada de eso ocurre, habrá fiesta.

INGREDIENTES:
-180 gr de mantequilla
-200 gr de azúcar glas
-160 gr de almendra molida
-60 gr de harina
-180 gr de claras de huevo a temperatura ambiente
-Frutos rojos (1, 2 ó 3 por pastelito)

-En un cazo pequeño fundimos la mantequilla a fuego medio y dejamos que coja un poquito de color sin que se llegue a quemar. Retiramos y vertemos en un bol.
-Precalentamos el horno a 230 grados.
-Tamizamos el azúcar glas, la harina y la almendra molida.
-Añadimos las claras (sin montar) y la mantequilla caliente.
-Con ayuda de una manga pastelera vertemos la mezcla en los moldes (previamente engrasados), llenándolos hasta la mitad.
-Depositamos en el centro el/los fruto/s rojos.
-Horneamos durante 6 minutos.
-Bajamos la temperatura del horno a 200 grados y horneamos otros 6 minutos más.
-Apagamos el horno y dejamos otros 6 minutos dentro.
-Desmoldamos al sacarlos del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla.
-Estos pastelitos se conservan bien hasta una semana en un bote hermético.
-Fuente: La Cuisine de Marcotte.

Me encantan las recetas francesas; de alguna manera siempre suponen un reto para mí. ¿Os acordáis de los macarons? Yo todavía no he podido olvidarlos…
¡Que tengáis una muy feliz semana!!!

financiers de frutos rojos

Anuncios

Pastel de peras al vino

pastel de peras al vinoEn serio. Debería considerar firmemente eliminar, de una vez por todas, ciertas fobias que habitan en mí…
Los cambios, por ejemplo; no me siento cómoda con ellos o dicho de una manera menos sutil y más sincera, me dan miedo. Y eso que sé que no todos los cambios son horribles ni implican un paso a peor; algunos incluso nacen con la buenísima intención de mejorar las cosas. Conozco bien la teoría.
Pero si el cambio, además, está relacionado con las tecnologías, la cosa adquiere tintes dramáticos y el miedo pasa a categoría de pánico irracional que me lleva a pensar en un parpadeante botón rojo que anuncia: “catástrofe inminente”. No exagero.
Os estaréis preguntando a cuento de qué viene ahora hablar de los cambios…
Viene a cuento. Se avecinan cambios. Sucede que este blog pronto cumplirá dos años, que GRACIAS a vosotros ha ido creciendo y sigue haciéndolo y por ello ha llegado el momento de hacer ciertos cambios técnicos por los cuales ya he empezado a sufrir. El miedo se ha apoderado de mí y no puedo evitar pensar: “voy a perder todo el contenido, a todos mis subscriptores, mi posicionamiento… ¡Dios mío, voy a morir!!
Por eso os digo que desde ya estoy decidida a acabar con esas absurdas fobias mías que tanto sufrimiento me causan y nada bueno me aportan. Además, después de todo, no es como si me fuese a teñir el pelo de azul o me fuese a vivir a Nueva Zelanda o me acabasen de comunicar que estoy esperando quintillizos, ¿no? Lo dicho, voy a hacerlo, ¡voy a CAMBIAR! Esperad… ¿he dicho “cambiar”???
En fin, a estas alturas sólo me queda que cruzar los dedos para que todo salga bien y para no haberos asustado demasiado con esa versión femenina de Woody Allen que os he mostrado de mí…
Intentaré compensaros con esta receta que hace tiempo ideé y que desde entonces quise hacer.

INGREDIENTES para las peras al vino:
-6 peras medianas o pequeñas (duras pero no verdes)
-150 gr de azúcar
-500 ml aprox. de vino tinto
-1 canutillo de canela en rama
-corteza de limón y/o naranja
-1 fondo de agua

-En un cazo mediano ponemos un fondo de agua a fuego medio.
-Agregamos el vino, el azúcar, la canela en rama y la piel de limón y/o naranja.
-Pelamos las peras y las cortamos por la mitad, asegurándonos de quitarles las pepitas y el hilillo fibroso.
-Introducimos las peras en el brebaje. Deberán quedar cubiertas por éste.
-Dejamos cocer unos 20 minutos.

INGREDIENTES para la masa:
-130 gr de mantequilla cortada en cuadraditos y a temperatura ambiente
-100 gr de azúcar glas
-1 huevo
-300 gr de harina
-1 pellizco de sal
-Azúcar moreno (para espolvorear)
-Huevo batido (para barnizar el pastel)

-En un bol mezclamos bien todos los ingredientes (Tmx- 10 segundos, velocidad 6).
-Con la masa formamos una bola que tendremos 1/2 hora en el frigorífico.
-Partimos la masa en dos y amasamos, poniendo la masa entre dos trozos de film transparente.
-Forramos un molde grande (o 2 pequeños) desmoldables, depositamos las peras al vino y tapamos el pastel con la masa sobrante.
-Pincelamos con huevo batido.
-Pinchamos la tapa de arriba del pastel por varios sitios.
-Espolvoreamos con azúcar moreno.
-Horneamos (horno precalentado a 175 grados) durante 45 minutos aproximadamente.

NOTA: las peras al vino acompañan de maravilla a la carne de caza.
Si queréis otra receta con peras, tenéis ésta que hice hace un tiempo (¡altamente recomendable!).

Sin más os dejo, ¡deseando que paséis una muy feliz semana!!!

pastel de peras al vino

Blinis con mermelada de moras casera

blinis con mermelada de moras¡Hoooola!! ¿Estáis ahí o me habéis dejado sola? Mes y medio de vacaciones es mucho tiempo y espero que, sea lo que fuera que hayáis hecho, hayáis disfrutado. Yo lo he hecho. Veamos… he cogido kilos y kilos de moras, he ido a la playa (todo lo que este verano galaico-irlandés me ha dejado, claro), he comido decenas de melones, me he levantado todos los días con la firme intención de limpiar a fondo mi horno y he terminado dejándolo para un “mañana” mejor, me he dejado inspirar por todo lo que me rodea, he visto a viejos amigos y me he alegrado mucho al verlos, he fotografiado a casi todo lo que no se movía, he vivido unos divertidos días con mis hijos, sobrinos, hermanas y padres en una casa con un solo baño, he cocinado más bien poco pero he aprovechado para remasterizar algunas recetas antiguas, me he estrenado en algunas redes sociales, así que además de la fan page de Facebook que ya tenía, me he unido a Instagram (¡me encanta!), Pinterest (¡totalmente inspirador!) y Twitter (ya le iré cogiendo el truquillo) y como todos los años, un año más y sin apenas darme cuenta, ha llegado septiembre, cargado de nuevos proyectos y algunos cambios que ya os iré contando… Mientras tanto os dejo con esta receta de blinis, acompañados de esta mermelada de moras que publiqué hace tiempo…
¡Ahhh! ¿que todavía no os lo había dicho? ¡Estoy más que feliz de estar de nuevo con vosotros!!!

INGREDIENTES:
-1 huevo
-175 ml de leche
-125 gr de harina
-40 gr de mantequilla
-40 gr de azúcar
-10 gr de levadura química (Royal)
-1 pizca de sal

-En un bol tamizamos la harina y la levadura y añadimos el azúcar y la sal.
-Añadimos la leche, el huevo y la mantequilla.
-Batimos, con ayuda de la batidora, hasta deshacer todos los grumos que pueda haber.
-Tapamos el bol y lo tenemos media hora en el frigorífico.
-Engrasamos una sartén pequeña con aceite o mantequilla y la ponemos a fuego medio.
-Echamos un cucharón de mezcla en la sartén y cuando los bordes empiecen a dorarse, le damos la vuelta. Mantenemos unos segundos por el otro lado y retiramos. Si queremos una forma perfecta, engrasaremos un aro de emplatar y echaremos la mezcla dentro de éste; se despegará sin ninguna dificultad.

El resultado son unos esponjosos bocados dulce-salados, ideales para dejarse acompañar por salmón, foie, mermelada, nata… ¡ricos-ricos! Con ellos os dejo, ¡deseando que tengáis una muy feliz semana!!!

blinis con mermelada de moras

Trufas heladas y… ¡feliz verano!

trufas heladasSin duda la época más feliz de mi ya de por sí feliz infancia ha sido el verano y a pesar de que casi todo ha cambiado y de que ya no lo paso montada en mi inseparable BH azul, ni subida a los árboles, ni con mis rodillas permanentemente teñidas de mercromina roja, aunque mis veranos no son tan “veranos azules” como antes, tengo la sensación de que si no desconecto radicalmente de lo que hago durante el resto del año, si no disfruto más del aire libre, de días en la playa, de ir al lugar donde pasar los veranos más felices, de ver a personas que quiero y que a lo mejor no puedo ver tanto durante otros momentos del año, si no lo vivo así, creo que no podría cargarme de la energía que necesito para poder comenzar el “curso” con ilusión y ganas, así que, querida familia bloguera, hoy cojo vacaciones y si todo va bien, el 1 de septiembre me tendréis de nuevo por aquí, con muchos proyectos y cosas nuevas…
Hasta entonces, ¡que tengáis un muy feliz verano!!!

INGREDIENTES:
-400 gr de nata para montar (35% MG)
-250 gr de chocolate negro para fundir
-50 gr de chocolate blanco para fundir
-Fideos de chocolate (de colores)

-Montamos la nata.
-Fundimos los chocolates al baño maría, removiendo.
-Añadimos el chocolate fundido a la nata montada y removemos con movimientos envolventes hasta obtener una mezcla homogénea.
-Introducimos la mezcla en una manga pastelera con boquilla redonda (o en una desechable, cortándole la punta).
-Metemos la manga pastelera 5 minutos en el congelador.
-Formamos bolas y las depositamos en una bandeja grande.
-Las metemos en el congelador 30 minutos, hasta que estén casi congeladas.
-Rebozamos las trufas en fideos de chocolate de colores.
-Volvemos a congelarlas unas 2 horas.
-Para servirlas, las sacaremos unos minutos antes del congelador y así estarán más cremosas.

El resultado es un cremoso helado de chocolate, sin azúcares añadidos. Fácil, fácil, fácil y rico, rico, rico. Las haréis más de una vez…

Lo dicho, nos vemos en septiembre (aunque de vez en cuando me dejaré caer por la página de Facebook). ¡Que tengáis el más feliz de los veranos!!!

trufas heladas

Muffins de plátano y chocolate

muffins de plátano y chocolate-“El día menos pensado sacará una paloma de la chistera”- recuerdo haber pensado más de una vez, pasada mi infancia y con ella, la época de gran parte de mis manías alimentarias…
Mi abuela era la mejor prestidigitadora que he conocido, capaz de convertir conejos en pollos, tortillas de patata con cebolla en “tortillas sin” y experta en camuflar frutas o verduras hasta hacerlas imperceptibles a los ojos de sus nietas, maniáticas todas ellas… ¿Su técnica? Sustituir, sólo de palabra, el ingrediente no deseado.
Durante algunos años fingí seguir creyendo sus palabras; en el fondo me hacía gracia y supongo que al hacerlo, sentía que perpetuaba mi infancia pero llegó un día en que me vi mayor para seguir con aquel juego y decidí liberarla, para siempre, de la pesada tarea de tener que mentir.
-“Abuela, ya me gusta el conejo; no tienes que seguir diciendo que es pollo”.
-“Ahaaa…”- En un primer momento pareció dudar pero enseguida me miró con ojos traviesos y dijo, con la naturalidad y el desparpajo que siempre la caracterizaron: “¿A que está rico este conejo?”
-“Sí, abuela, está muy rico”.
Y atrás quedaron los días de mentiras piadosas y trifulcas alrededor de una mesa.
Hace unos días, al hacer estos muffins, de pronto reviví una de aquellas escenas y pensé que a ella, a mi abuela, la gran prestidigitadora, le habría venido muy bien esta receta cuando la que os escribe se negaba a comer plátano. Sólo que ella jamás los habría llamado muffins, claro…

INGREDIENTES:
-3 plátanos (medianos) maduros
-125 gr de mantequilla derretida
-220 gr de harina (normal o integral)
-100 gr de azúcar
-2 huevos grandes
-1 sobre de gasificante morado+blanco (o 1 cucharada de levadura química+ 1/2 cucharadita de bicarbonato)
-80 gr de pepitas de chocolate

-Esmagamos bien los plátanos con un tenedor hasta conseguir una textura sin “tropezones”.
-En un bol mezclamos la mantequilla con los huevos batidos.
-En otro bol mezclamos la harina, el azúcar y los sobres de gasificante.
-Agregamos la mezcla de los huevos, a continuación el puré de plátano y mezclamos todo hasta que quede bien mezclado (aunque sin revolver más de la cuenta).
-Añadimos las pepitas de chocolate y revolvemos una vez más.
-Vertemos la mezcla en cápsulas para magdalenas y horneamos (horno precalentado a 200 grados) durante unos 20 minutos.

Estoy segura de que será una receta que tendrá éxito en vuestra casa y que, si la probáis, haréis una y otra vez.
Si queréis saber algo más sobre mis “manías”, podéis pinchar aquí. Si lo que queréis es otra receta hecha con plátano y una de las que más éxito ha tenido y tiene dentro y fuera de  mi casa, podéis verla aquí. Si queréis saber la fuente de  la receta, la encontraréis en el blog de Paula, un blog amigo, I Love Bugs. Por lo demás, ¡que tengáis una muy feliz semana!!!

muffins de plátano y chocolate